logo

ARTRITIS REUMATOIDEA

 

 

La Artritis Reumatoidea hace referencia a un síndrome crónico de inflamaciones articulares casi siempre distales y simétricas.

En la medicina alopática es considerada una enfermedad autoinmune puesto que en cierta medida responde a terapias inmunosupresoras y porque acompaña con frecuencia otros síntomas o patologías así consideradas.

Cinco millones y medio de personas (sobre todo mujeres) sufren A.R. en EE.UU. y otros tantos millones en la Unión Europea.

Puesto que las inflamaciones articulares crónicas pueden inducir degeneración y destrucción progresivas, la A.R. constituye un motivo de enorme preocupación para el afectado pero también para todo clínico que se obstine en comprenderla y curarla.

La lesión articular que define a la artritis reumatoidea presenta la secuencia siguiente en su desarrollo:

1.     La membrana sinovial se hipertrofia desarrollando pliegues vellosos por aumento de tamaño de la capa íntima sinovial y por infiltración linfocitaria y de células plasmáticas lo que da a la artritis reumatoidea su carácter inflamatorio.

2.     Las células de la íntima sinovial hipertrofiada producen elevada cantidad de sustancias como colagenasa, interleveina y prostaglandinas que actúan digiriendo material colagénico, irritando todos los tejidos y alterando el status metabólico articular general y vascular en el que producen vasculitis.

3.     La infiltración linfocitaria acaba por inducir la formación de folículos linfoides en los que se sintetiza factor reumatoideo e inmunoglobulinas que constituyen la erosión final del cartílago, del hueso subconcral, de la cápsula y de los ligamentos.

4.     El proceso termina en fibrosis, necrosis y artrosis degenerativa que puede ser muy invalidante.

 

Por tanto, el enfermo expresará los siguientes síntomas: inflamación, dolor a la presión en las articulaciones afectadas, engrosamiento sinovial simétrico en dedos de las manos, pies, muñecas, tobillos y codos. Rigidez tras inactividad prolongada. Desviación cubital de los dedos con luxación de los tendones extensores fuera de las articulaciones metacarpofalángicas y Síndrome del tunel carpiano por sinovitis.


 

Diagnóstico:

El nivel de lesión tisular que alcanza la A.R. en cada enfermo ha producido un diagnóstico de A.R. posible, A.R.probable, A.R. definida y A.R. clásica en la que rigidez matutina, dolor al movimiento y a la presión, tumefacción, nódulos subcutáneos, F.R. elevado y aglutinación positiva, sinovitis, fibrosis y necrosis son obvias y si no lo son, el grado de agresión del proceso lo diagnostica de posible, probable o definida.

Por tanto, el criterio médico encargado de etiquetar el nivel de A.R. en cada enfermo puede ser confuso. No obstante, esto no debe ser un problema para el terapeuta biológico o naturista que debe ocuparse de evaluar los ejes metabólicos involucrados en cada caso y en cada coyuntura.

El tratamiento con salicilatos (analgésicos y antiinflamatorios), indometacina (con fuertes respuestas yatrogénicas), ibuprofeno, fenoprofen o los fármacos de acción lenta como aspirina y otros FAINE, sales de oro (que son hepatopatías), penicilamina, hidroxicloroquina, corticoides o inmunosupresores no son de nuestra incumbencia pero abren una reflexión sobre su asociación con fitoterapia que está por evaluar.

 

 

ARTRITIS REUMATOIDEA Y MEDICINA BIOLÓGICA

 

Por otro lado hay datos de laboratorio que nos aproximan al diagnóstico biológico que propugnamos.

 

1.          En el 80% de los casos el paciente presenta anemia normocítica con tasas de Hb menores de 10 g/dl sin que esta anemia pueda ser determinada como causa o como efecto o como ambas. En todo caso un Vacío de Sangre es obvio en la etiología del proceso.

2.          El paciente con A.R. hace nódulos no solo articulares sino viscerales. La tendencia a hacer nódulos indica con precisión Estancamiento de Qi y Estancamiento de Sangre pero con Calor.

3.          Nadie sabe porque pero el 3% de los afectados de A.R. hace nectropenia (Síndrome de Feltg) y toda leucopenia indica que en estos casos al cuadro sindrómico de la A.R. se asocia un específico Vacío de Qi y Sangre sin el que la neutropenia es imposible.

4.          En el 90% de los pacientes se observa elevación de la velocidad de sedimentación eritrocitaria y a la vez se detectan anticuerpos contra la inmunoglobulina alterada (F.R.IgM). Estos F.R. IgM se presentan en mayor o menos cantidad en cada enfermo según su Calor-Tóxico. Así pues, el enfermo con tendencia a hacer enfermedades granulomatosas y con exuberancia de fiebre y pus tiene más Calor Tóxico y más F.R.

5.          En la fase inflamatoria el líquido sinovial puede alcanzar hasta 50.000 leucocitos / nl lo que insiste en el Calor Tóxico como síndrome clave en la etiología de la A.R.

6.          En un 10% de enfermos desencadena osteoporosis lo que indica Humedad en Frío, es decir, edema articular en frío además del resto de síndromes que pueda tener.

7.          La necrosis supone anoxia por deficiente microcirculación. Es decir, Jing Mai.

Como no podía ser menos el Instituto INSUMED ha publicado separatas frecuentes sobre precisiones cada vez más detalladas de la etiología y tratamiento de proceso tan oscuro como la artritis reumatoidea.

En el momento actual y con la experiencia con que contamos podemos asegurar que preparados como el específico B-70 y los preparados generales B-4, B-5, B-3QH y B-1 producen siempre mejorías obvias inmediatas tanto del dolor como de la incompetencia funcional y aún de la evolución del proceso artrítico.

Sin embargo, es obvio que debemos redoblar nuestra atención y esfuerzo para alcanzar un nivel de cura mayor sobre la artritis reumatoide.

Los terrenos definitivamente consensuados como etiologías de la A.R son:

1.            Viento Frío Humedad.

2.            Viento Humedad Calor.

3.            Vacío de Yin y Calor subsiguiente que induce endurecimiento articular.

4.            Vacío de Qi y de Sangre asociados a Mucosidades estancadas.

5.            Vacío de Sangre de Hígado más Vacío de Yang más Vacío de Yin de Riñón, Mucosidades más Estancamiento energético y sanguíneo.

Entendamos, no obstante, que esta es una clasificación demasiado básica puesto que cada uno de estos terrenos constituye una compleja historia natural que a continuación definimos:

 

1º)       Viento Frío Humedad. Asociado a Frío en los Canales y Frío global y Vacío de Riñones y finalmente Estancamiento de Sangre con Dolor.  

La lección 13 del libro “El Otro Paradigma” define en ocho grandes síntomas este terreno de Frío Humedad (edema, con oliguria, e hinchazón general, fatiga, lengua pálida, húmeda, indentada, pulso profundo, friolerismo y falta de sed). Este cuadro se imbrica con el específico de la artritis reumatoidea en Frío- Humedad completando una impresión etiológica muy obvia.

 


 

Síntomas:

a)    En el estudio inicial en las fases primeras de este cuadro se presenta inflamación de las articulaciones y dolor. Sin embargo las áreas afectadas no están calientes ni enrojecidas. De hecho pueden sentirse y estar frías.

b)    Rigidez matinal, pesadez y entumeciendo que restringen la movilidad.

c)     El dolor ligado a frío y edema empeora en invierno y en días de niebla o alta tasa de humedad ambiente. Mejora, en cambio, en días de calor seco. Por tanto, el dolor cambia según el tiempo ambiente atmosférico.

d)    Aversión al frío mayor o menor.

e)     Heces diarreicas.

f)      Larga y clara diuretización.

g)    En el estadio inicial la fiebre, el frío y la ausencia de sudor acompañan al severo dolor articular.

h)    Lengua pálida y saburra blanca.

i)       Pulso profundo y “en cuerda” o profundo y “apretado”.

j)      Posibilidad de osteoporosis en el avance de la enfermedad.

Una vez descrito este terreno y el cuadro sintomático que define, el terapeuta debe imaginar que un Vacío de Qi defensivo y un Vacío de Qi de Bazo es probable que sean el trasfondo biológico de este frío esencial a controlar. Es decir, la fatiga global y la inapetencia, pueden ser parte del proceso.

TRATAMIENTO BIOLÓGICO: B-174.

Por tanto, esta A.R. básicamente definida en frío, bloqueo sanguíneo y déficit neuroendocrino se trata con B-174.

Ahora bien, en este terreno y en enfermos con A.R. bien definida y clásica se evidencian ciertos síntomas que personalizan el cuadro:

- Dolor de severidad abrumadora y desesperante.

- Dolor severo pero con gran edema e inflamación.

- Dolor que se agudiza con el frío que le resulta espantoso al enfermo.

- Dolor severo en lanceta.

- Dolor severo específico en brazos o en piernas.

Con frecuencia estos cinco puntos son de vital importancia, obviamente mayor que la propia enfermedad y precisa una cura específica, B-174A.

Además en esta A.R., constituida en frío y edema pueden presentarse circunstancias patológicas ligadas al cuadro propio de dolor e inflamación en frío. La depresión posible aconseja B-3QH, B-4 y F-405. Si la inapetencia y malabsorción son obvias será preciso añadir B-4 y F-177.

 

 

 

F-177: Matricaria Chamomila, Trigonella Foenum-Graecum, Zingiber Officinalis, Cinnamomun Verum, Mentha Piperita.

 

 

2º)       Viento Humedad Calor:

Las lecciones 15 y 17 del mismo libro explican los pormenores y signos en que este edema periférico en calor se expresa. Erupciones, infecciones dérmicas y diversas patologías no pueden entenderse sin este Calor Humedad. Además, este tipo de A.R. implica los siguientes síntomas:

Síntomas:

a)    Hinchazón articular.

b)    Dolor.

c)     Fatiga.

d)    Movimientos restringidos.

e)     Ardor articular.

f)      Tono rojo de la piel sobre la articulación afectada.

g)    Fiebre, sudor, aversión al viento.

h)    Sed bucal pero sin deseo de beber.

i)       Vómitos posibles.

j)      Micción rojiza.

k)    Cuerpo lingual rojo y capa amarilla.

l)       Pulso rápido.

Y sobre el fondo biológico: Vacío de Bazo e Hígado Deprimido. Por tanto, hay que aclarar el Calor. Secar la Humedad, parar el Viento y liberar el flujo de los vasos.

TRATAMIENTO BIOLÓGICO: B-175.

En este segundo terreno etiológico de A.R. pretendemos corregir el edema en calor que lo constituye, es decir, Humedad - Calor.

A la vez será preciso drenar los agresivos éstasis sanguíneos en las articulaciones afectadas, es decir, los Estancamientos de Sangre. Finalmente debemos cohibir el dolor.

B-175 ha demostrado actuar en todos los casos de modo obvio.

Ahora bien, la enfermedad de fondo se expresa con alguno de los siguientes síntomas exacerbados hasta el punto de definir el problema esencial del enfermo.

- Fiebre alta con estreñimiento.

- Gran hinchazón.

- Dolor severo.

Para estos síntomas, B-175A. Si hay Vacío de Qi y de Sangre añadir B-4 y B-9.

 

 


 

3º)       Vacío de Yin y Calor subsiguiente que induce endurecimiento articular.

Es muy conveniente que todo terapeuta conozca con precisión los síntomas que precisan el Vacío de Yin y los evalúe en cada enfermo con A.R. Puesto que el calor y sofocos que este síndrome induce se asientan en individuos con frecuencia frioleros, el frío y el calor se alteran fácilmente.

Síntomas:

a)    Articulaciones enrojecidas, hinchazón, calor articular, dolor.

b)    Rigidez e inflexibilidad.

c)     En el inicio del proceso puede sentirse cierta frialdad que se va atenuando y cambiando a calor.

d)    Boca seca y sabor amargo. Garganta también seca. Cuerpo lingual rojo y capa amarilla y fangosa.

e)     Insomnio.

f)      Agitación.

g)    Pulso rápido, en cuerda.

Insistimos en que este terreno hace énfasis en Calor y Frío metabólicos.

Por tanto, hay que cortar el Frío, aclarar el Calor, eliminar la Humedad  y liberar el flujo de los vasos sanguíneos.

TRATAMIENTO BIOLÓGICO: B-176.

En este tercer terreno, el Vacío de Yin induce tumefacción e incompetencia funcional articular con Frío y con Calor. Además se produce un Calor vascular que se asocia a Calor Tóxico en la generación de vasculitis. Se impone B-176.

En este caso, el dolor del proceso se agudiza por la noche, por ello se añade a la cura la B-5. Si el dolor muestra severidad insoportable añadir B-175A.

 

 

 

4º)       Vacío de Qi y de Sangre asociados a Mucosidades estancadas.

Este terreno es evidente en estadios avanzados de la A.R en los que la articulación esta rígida y deformada.

Síntomas:

a)    Articulaciones molestas y doloridas, hinchadas, distendidas y deformadas.

b)    Movimiento inhibido.

c)     Aspecto pálido y sombrío.

d)    Taquicardias y disneas.

e)     Fatiga global y lasitud.

f)      Lengua pálida. Capa saburral blanca.

g)    Pulso en cuerda o ceñido.


 

Por tanto es preciso nutrir el Qi y la Sangre, disipar mucosidades, drenar la sangre estancada, liberar el flujo en los canales energéticos y acelerarlo en la red vascular.

TRATAMIENTO BIOLÓGICO: B-177.

En las A.R. gestionadas en este terreno se asocia el doble déficit energético de Qi y de Sangre con bloqueo de sangre y mucosidades en la circulación y en las mucosas y con estancamiento también en los trayectos metabólicos que acaban en la periferia y en las articulaciones afectadas.

Debe prescribirse B-177.

Ahora bien, algunos síntomas son extremadamente severos en este terreno: anemia, fatiga, rigidez y dolor. Por encima de la cura de fondo que B-177 supone es preciso, en estos casos, añadir B-177A para mayor corrección.

 

 

 

5º)       Vacío de Sangre de Hígado más Vacío de Yang más Vacío de Yin de Riñón, Mucosidad más Estancamiento energético y sanguíneo.

Es preciso, por tanto, nutrir los riñones, vigorizar el Yang, estimular el hígado, inhibir proceso de formación de nódulos y acelerar el paso sanguíneo así como calmar nervios y tendones.

Síntomas:

a)    Todos los síntomas de Yang de Riñón a la baja son muy obvios (Frío, inapetencia, dolor de espalda).

b)    Atrofia muscular y articular.

c)     Rigidez articular. Deformación. Inflexibilidad.

d)    Dolor continuo y molestia continua que empeora con frío-invierno y mejora con calor-verano.

e)     Cefaleas y acúfenos.

f)      Poliuria larga y clara. Nicturia.

g)    Dolor de espalda y rodillas.

h)    Lengua pálida. Capa blanca.

i)       Pulso profundo y lento.

TRATAMIENTO BIOLÓGICO: B-178.

Este terreno asocia la desarmonía funcional médulo suprarrenal (Vacío de Yin) con cierta anemia, decaimiento neuroendocrino y todo ello junto a acumulación de flemas y sangre en el cúbito articular afectado.

Se impone B-178.

Sin embargo, ciertos síntomas como el dolor fijo tenebrante (en puñal), la rigidez y la pobreza digestiva inherentes a este terreno, conviene tratarlos específicamente con B-178A.